Wednesday, March 5, 2014

Atrapado en el tiempo...


El tiempo es la medida que nos deja en evidencia con más frecuencia: cuando creemos que todo está bajo control y hemos logrado estabilidad, es cuestión de tiempo para que la perdamos.

Quedarse atrapado en el tiempo, tratando de forzar a que las cosas no cambien, sencillamente nos deja fuera de toda consideración.  Cuando queramos recuperarnos nos daremos cuenta que ya no es posible, pues tratar de no cambiar es un esfuerzo inútil cuando todo alrededor cambia constantemente.

Por eso no hay que temerle al cambio, hay que adoptarlo como una de las máximas de nuestras vidas.